Domingo, Noviembre 19, 2017
  • 2017-3
  • 2017-2
  • 2017-1
  • s1
  • s2
  • s3
  • s4
  • s5
  • s6
  • s7

EN ESTE APARTADO SE PRETENDE EXPONER TEMAS DE ACTUALIDAD EN EL AMBITO RELIGIOSO PARA FACILITAR A LOS LECTORES UNA FORMACION PERMANENTE. BIENVENIDOS.

 

Cremación de los cuerpos

 

El Amor es más fuerte que la muerte más fuerte que el pecado

La cruz de Cristo en el Calvario es asimismo testimonio de la fuerza del mal contra el mismo Hijo de Dios, contra aquél que, único entre los hijos de los hombres, era por su naturaleza absolutamente inocente y libre de pecado, y cuya venida al mundo estuvo exenta de la desobediencia de Adán y de la herencia del pecado original. Y he ahí que, precisamente en El, en Cristo, se hace justicia del pecado a precio de su sacrificio, de su obediencia « hasta la muerte », (Flp 2,8) Al que estaba sin pecado, « Dios lo hizo pecado en favor nuestro ». (2Cor 5,21) Se hace también justicia de la muerte que, desde los comienzos de la historia del hombre, se había aliado con el pecado. Este hacer justicia de la muerte se lleva a cabo bajo el precio de la muerte del que estaba sin pecado y del único que podía —mediante la propia muerte— infligir la muerte a la misma muerte.83 De este modo la cruz de Cristo, sobre la cual el Hijo, consubstancial al Padre, hace plena justicia a Dios, es también una revelación radical de la misericordia, es decir, del amor que sale al encuentro de lo que constituye la raíz misma del mal en la historia del hombre: al encuentro del pecado y de la muerte.

Leer más: Cremación de los cuerpos

2 Corintios

Sumario: Introducción, Autor, Fecha, Finalidad, destinatario, trasfondo histórico, estructura de la carta, palabras claves de la carta, conclusiones. 

Introducción.

Cuáles son las circunstancias que provocaron esta «segunda» carta tenemos más dudas que certezas. El libro de los Hechos de los Apóstoles, la única fuente de información que existe acerca de las actividades de Pablo – aparte de la correspondencia del mismo Apóstol– no menciona ninguna crisis en Corinto que motivara otra respuesta por escrito. Para ello, se debe reconstruir los acontecimientos con los datos que nos ofrece la misma carta, datos no muy claros, ya que se dan por sabidas cosas que nosotros desconocemos. He aquí una aproximación a lo que debió ocurrir. La primera carta a los corintios no obtuvo, por lo visto, el efecto deseado. La visita de seguimiento de Timoteo a la comunidad, anunciada en 1Cor 16,10s, se realizó sin resultados positivos y el colaborador y hombre de confianza de Pablo regresó con malas noticias. El Apóstol, que estaba en Éfeso, se ve en la necesidad de desplazarse brevemente a Corinto. Su presencia en la ciudad, lejos de solucionar el problema, lo empeoró. Es más, Pablo fue insultado grave y públicamente en una asamblea eucarística, como él mismo menciona en 2,5 y 7,12. Debió regresar a Éfeso abatido, y desde allí les escribe «con gran angustia y ansiedad, derramando lágrimas» (2,4). Esta vez es su discípulo Tito el portador de este dramático mensaje. La comunidad reacciona, se arrepiente y se dispone a castigar al ofensor. Tito sale en busca de Pablo con la buena noticia y lo encuentra, por fin, en Filipos a donde, mientras tanto, había tenido que huir desde Éfeso por un motín desencadenado contra él por el sindicato de los plateros, como nos cuenta Lucas en los Hechos (cfr. Hch 19,23-40). Ya tranquilo y en tono conciliador, el Apóstol se dirige de nuevo a la comunidad con la que hoy figura como la «Segunda Carta a los Corintios», escrita hacia finales del 57, año y medio después de la primera. En cuanto a esa enigmática «carta de lágrimas», no ha llegado hasta nosotros en su integridad, sino sólo en los fragmentos que probablemente un recopilador posterior insertó, sin más, en la «Segunda» que conocemos, y que forman los capítulos 10–13 de la misma.

Leer más: 2 Corintios

Que son las Indulgencias

¿Qué son las indulgencias? (cuando, como, porque, y para que)

Seguramente hemos oído la palabra “indulgencias”, entendiendo por tal una especie de gracia o favor que se vincula al cumplimiento de una acción piadosa: el rezo de alguna oración, la visita a un santuario o a otro lugar sagrado, etc. También al oír la palabra “indulgencias” vienen a nuestra memoria las disputas entre Lutero y la Iglesia de Roma, y las críticas subsiguientes de los otros reformadores del siglo XVI.

Pero, ¿qué son las indulgencias? La etimología latina de la palabra puede ayudarnos a situarnos en una pista correcta. El verbo “indulgeo” significa “ser indulgente” y también “conceder”. La indulgencia es, pues, algo que se nos concede, benignamente, en nuestro favor.

Leer más: Que son las Indulgencias

Homilia

Gen 18,20-32: En un estilo narrativo se nos presenta hoy la realidad de la maldad de los hombres y la disposición de Dios a la compasión y misericordia. La oración de Abrahán subraya la fuerza de la intercesión de los justos ante Dios.

1ª) ¡Dios, rico en misericordia, está siempre dispuesto al perdón y a la indulgencia!

El juez de todo el mundo ¿no hará justicia?... Perdonaré a toda la ciudad en atención a ellos. Algunos datos: el primero, los dos interlocutores tienen intereses en esa ciudad. Abrahán, porque vive allí su sobrino Lot y su familia. Abrahán quiere salvarlo y liberarlo de la destrucción. Esto hace que su oración sea intensa y apremiante. Por otra parte, Dios es un juez intachable que no puede quebrantar la justicia destruyendo a los inocentes junto con los culpables. Dios no quiere la muerte del pecador, sino que se convierta y viva (Ezequiel). El segundo, la escenificación de este diálogo-forcejeo-oración está presentada narrativamente según el estilo de los tratos mercantiles entre los antiguos (Gn 23!). Al final, Dios está dispuesto a perdonar a toda la ciudad aunque sólo se encontrasen en ella diez personas inocentes. ¡Cuánto necesitamos asimilar la plasticidad de estas escenas que nos transmite la Escritura como palabra verdadera de Dios y cuánto necesitamos acertar con el modo de presentar a nuestros hombres y mujeres la riqueza de su contenido! Porque hoy seguimos necesitando ese acercamiento a Dios, como lo hizo Abrahán y por las mismas razones o semejantes que las que tuvo él. ¡El Juez de todo el mundo hará siempre justicia, pero atenuada ampliamente por la clemencia, indulgencia y tolerancia!

Leer más: Homilia

Facebook

Directorio Arquidiocesano

Nuestra trayectoria

Videos

Donaciones

Haz click en la imagen para ampliar

Noticias

  • Calendario para Cooperadores +

    En el año extraordinario de la Misericordia recurramos con confianza a la Madre de la Misericordia en sus distintas advocaciones Read More
  • Arzobispo +

    Su Eminencia CardenalLeopoldo José Brenes SolórzanoCuarto Arzobispo Metropolitano de Managua Read More
  • Nueve sacerdotes recien ordenados en la Arquidiócesis de Managua +

    Con la presencia de centenares de feligreses, religiosas y sacerdotes del clero arquidiocesano, Su Eminencia Cardenal Leopoldo José Brenes, Arzobispo Read More
  • X Asamblea de Pastoral Arquidiocesana +

    “Todos somos corresponsables de la marcha pastoral y la evangelización de nuestra Arquidiócesis" con estas palabras exhortó su Eminencia Cardenal Read More
  • Libro Digital Papa Francisco en Estados Unidos +

    WASHINGTON D.C., 27 Sep. 15 / 07:00 pm (ACI).- ACI Prensa ofrece a sus lectores un e-book en PDF con todas Read More
  • 1
  • 2
  • 3